Afilador

Los viejos hablan de un tiempo en que había un afilador en cada barrio, asegurándose de que cuchillos y tijeras estuvieran en óptimas condiciones en lugar de ser tirados y cambiados por porquerías de 15 pesos. Eran épocas en las que los cubiertos y herramientas se heredaban de generación en generación. Hoy los jóvenes son escépticos de su existencia. Pero todavía se puede oír, en las noches neblinosas del arrabal, el flautín del afilador, que viene a reponer los tramontina.

Ilustración realizada para el colectivo de ilustradores FoBiA (mayo/2015), tema: Seres mitológicos.

Pintura digital.

afilador-para-subir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s